EL IMPUESTO DE SUCESIONES: EL IMPUESTO QUE CREARON LOS RICOS Y QUE AHORA DEFIENDE PARTE DE LA IZQUIERDA.

Por I. Osorio.

Estamos en un tiempo plagado de contradicciones.

Este impuesto fue instaurado a finales del Siglo XVIII, cuando los Liberales junto con una Real Cédula de Carlos IV, pretendía sufragar los gastos de una Nación inmersa en numerosas contiendas y litigios por todo el mundo.

Así mismo, en una era donde los tributos estaban muy diferenciados por estratos sociales, aportaban un factor homogéneo entre Nobleza, Corona y resto de la Ciudadanía.

O eso decían sostener parte del movimiento Liberal que lo defendía.

En los primeros años del Siglo XIX, España estaba en Guerra contra el Imperio Napoleónico que previamente, había ocupado nuestro País con el pretexto de invadir el país Luso. Este Impuesto toma un carácter patriótico para sostener un Imperio que se defendía del invasor y de los incipientes procesos secesionistas al otro lado del charco.

El impuesto sufre diversos procesos de modificación en las siguientes décadas afectado después tanto en la República como en el Franquismo.

Ya en 1987 mediante la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, el Impuesto adquiere un fin directo sobre el ciudadano y complementario sujeto al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

En 1996 se cede su gestión a las CC. AA y es entonces, cuando se produce la verdadera conformación confiscatoria y saqueador del tributo.

Las Comunidades Autónomas lejos de cumplir su objetivo de convertirse en la Administración Descentralizada que auspicia la Constitución, se convierten en 17 marcos independientes, desiguales y que basan su existencia en diferenciarse del resto.

En ese proceso de «Balcanizacion» que sufre España, los Impuestos pasan a ser un caballo de troya que penetra bajo la Idea de mejorar las condiciones de vida de los Españoles, para pasar a ser en la realidad, la financiación del Separatismo, de una Administración totalmente sobre dimensionada y generadora de Corrupción.

España pasa a crear un infinito de imposiciones tributarias que desde el IVA de 1985 a los más de 80 nuevos impuestos de estos 10 últimos años, asfixian a la clase media y Obrera.

El impuesto de sucesiones hoy es el exponente de un Estado que siempre quiso controlar la Vida y el Patrimonio de las Personas y que con el sistema Autonómico ha supuesto además la confiscación y la vida de mas de 200.000 familias.

Estamos en un Estado Confiscatorio y no del Bienestar como nos venden.

Somos esa cosecha de la que otros creen ser sus dueños.

Y eso nunca casó con una izquierda que ahora protege y fomenta este cruel Impuesto.