CARTA ABIERTA AL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE EXTREMADURA, EL SR GUILLERMO FERNÁNDEZ VARA

IMPUESTO DE SUCESIONES. CARTA ABIERTA AL SR. FERNÁNDEZ VARA.

PRESIDENTE DE LA JUNTA DE EXTREMADURA.
Estimado Guillermo.
Siempre he pensado que las casualidades no existen.

He venido desde mi pueblo pensando en que tenía que escribirle y al llegar a casa, enciendo la tele y me lo encuentro a usted ahí (domingo, 28 de mayo. “El objetivo”).

Es evidente que esta carta tiene usted que leerla…
Le voy a hablar de una cosa que usted conoce mil veces mejor que yo, pero que (quiero pensar), que por el ámbito en el que se desarrolla su vida, no puede vivirlo/sentirlo cómo lo estamos viviendo y “sufriendo” los extremeños de a pie.
Mire Guillermo, ese Impuesto de Sucesiones que se aplica en Extremadura, está siendo una especie de castigo divino a nuestra simplicidad, a nuestro conformismo, a nuestra, tristemente, baja cultura en general.
Hemos sido históricamente gente pobre, emigrantes, mano de obra barata allí dónde hemos tenido que acudir… Gracias a Dios, las cosas han ido cambiando; mucho más lentamente que en otras Comunidades, no nos engañemos, pero algo han cambiado (no quiero sacar aquí datos económicos ni de infraestructuras y servicios de los que ni a usted ni a mí, nos gusta hablar. (Bastante tenemos con padecerlos).
Yo quería hablar con usted de persona a persona, no de persona a político.

Quiero hablar de sentimientos y no de votos (usted mismo ha echado mano de los sentimientos en el programa “El objetivo”). Apelo a esa parte de “persona” que aún conserva y le pido por favor que se ponga en la piel de todos esos extremeños y extremeñas (clase media trabajadora, ( ¡¡¡como usted bien sabe!!!) que están pasando o que han pasado por el DRAMA de que le roben lo que es de sus padres y de sus abuelos, lo que los suyos han luchado tanto por conseguir, por las lágrimas y el esfuerzo que hay tras cada una de esas casas mondas y lirondas, o esos trozos de tierra, que tienen más valor sentimental que otra cosa.
Seguimos siendo una de las Comunidades más pobres de España; y, sin llegar a levantar cabeza y muy lejos de otras que no es necesario nombrar, “vamos tirando”. Pero, ¿sabe usted qué significa exactamente “ir tirando”?: significa vivir con lo justo para llegar a fin de mes (eso hablando de los afortunados que tenemos trabajo, ¡ incluso un buen trabajo!; de los parados, ni le cuento, y de los ricos…, esos se mueven en otro nivel y tienen todas las facilidades para tributar en sitios más baratos…). Si no tenemos capacidad de ahorro, ¡¡¡porque la inmensa mayoría de la población extremeña no la tiene!!!, ¿me puede usted explicar con qué vamos a hacer frente a ese robo al que llaman impuesto?
Guillermo, por favor, no contribuya a que Extremadura sea aún más pobre y actúe como los listos, rebajando el Impuesto de Sucesiones y Donaciones al máximo, y consiguiendo así que las verdaderas grandes fortunas que pueda haber tributen aquí.

En cuanto al resto de población, que, a la pena de haber perdido a nuestros seres queridos, no tengamos que añadir la pena de ver cómo nos roban lo que por Ley, es nuestro. Reflexiones sobre esto, por favor. Gracias.
Teresa Galán Señas. Badajoz.